Rutas y mapas.

La Ruta Emprende Artesana es un proyecto para dar visibilidad, conectar y activar  personas, saberes y territorios. Que tiene, a día de hoy, tres grandes áreas la investigación, el método y la acción.

investigación

El origen del proyecto surge de nuestros contextos y realidades, como empresarias, qué necesidades tenemos o hemos tenido, qué obstáculos superamos, que escenarios afrontamos. A esto sumamos nuestros contextos y otros intereses. Pero sobretodo surge de la pasión por compartir lo que sabemos nos lleva a la necesidad de saber.

¿a quién le puede interesar esto que sabemos? ¿qué pasaría si transmitimos estos valores, ideas, conceptos y formas de trabajar a estas personas?

La necesidad de saber más de otros nos obliga a desarrollar una investigación constante, que alimente y se alimenta, en parte, de esas otras dos áreas del proyecto.

el método

Cómo transmitir lo que sabemos, al tiempo que provocamos el cambio que queremos. Para conseguirlo hemos pensado, diseñado y aplicado, métodos y herramientas concretas.

Pero también hemos pensado en líneas de acción y en cosas concretas. Con las que llevar a cabo ese método. Se han delimitado los formatos apropiados para los interlocutores interesantes. Teniendo en mente, siempre, a esos interesados (usuarios final del proyecto, empresarias en ciernes, colaboradores potenciales)

Hemos ensayado y corregido hasta encontrar un método con el que, nos sentimos cómodas y, conseguimos los objetivos del proyecto (dar visibilidad, conectar y activar  personas, saberes y territorios). Y de la acción concreta: visión estratégica, repensarse, dar pasos concretos, transmitir una filosofía y unos valores de trabajo, conocer nuevos conceptos para expresar nuestras realidades.

Compartir este nuevo conocimiento, adquirido por la experiencia, resulta ahora fundamental para mejorar la Acción. Pero también para el proyecto en general.

la acción.

El marco en el que se ponen en práctica esas herramientas y métodos. Ejecutar esos formatos. Que van desde la formación teórico-práctica, hasta el asesoramiento estratégico. Y con ello poner en marcha a otros, dar herramientas que empoderan, acompañar, proponer, …

Con ello sumamos experiencias y realidades a la investigación y al método.

Y con todo se generan nuevos formatos, nuevas áreas de investigación y nuevos métodos. Con todo ello trabajamos en lo que nos apasiona.

Anuncios

Esquemas y metodologías de trabajo II.

Elementos de mi trabajo como Relaciones Públicas Independiente (que ahora se llama freelance 😉 )

Sobre nuestros modos de trabajar y sus por qué, hace tiempo que tengo una conversación abierta con Laura y Ester. Y más concretamente una conversación formal con Laura sobre cómo hacemos RR.PP. y por qué las hacemos como las hacemos, que tiene como gran objetivo saber contar lo que hacemos y poder contrastarlo.

En la última conversación directa, identificábamos determinados elementos de nuestra realidad profesional. Que puede que nos den la clave, si no de una metodología original, sí de un trabajo artesanal que nos es propio. Nuestro oficio.

  • Cuando trabajamos, siempre hacemos el doble de trabajo, porque hacemos RRPP en paralelo. Por un lado trabajas con tu cliente en sus RR.PP., las de su empresa, las que van a configurar sus modos de relacionarse y de hacer, con sus clientes. Y al mismo tiempo haces tus propias RRPP con ese cliente concreto.
  • Si creamos nuestras empresas para hacer  RR.PP. como queremos, como creemos que  deben hacerse. Entonces, nuestro objetivo número uno es hacer las mejores Relacionas Públicas que seamos capaces de hacer. Esto tendrá como consecuencia, ganar dinero con ello.
  • Trabajar en lo que me apasiona y la manera en que trabaje (valores, ética, objetivos, etc con los que afronto mis pequeñas batallas) me permite construirme como profesional y como persona, y me convierte en un agente generador de riqueza. ¿es este el nuevo paradigma que nos anunciaban en la Facultad pero que no explicaban? Sea lo que sea es así como queremos trabajar, haciendo nuestro trabajo, siendo soberanos, libres y responsables.

Relaciones Públicas para el cambio social.

El IX Congreso de Investigadores de Relaciones Públicas lleva por título “Relaciones Públicas para el cambio social”. Al recibir la información y el reto de presentar una comunicación, tomé unas cuantas notas y ordené alguna idea. Conversaciones posteriores han destapado otras ideas que ya iremos desarrollando, luego ya veremos dónde lo contrastamos todo.

Lo primero que se me ocurría era preguntarme ¿qué cambio social? ¿el que ya estamos viviendo o el que queremos provocar?

Por que hay un cambio socio-profesional que yo estoy viviendo y que, hace unos años, no hubiera sido capaz de imaginar, y mucho menos de verbalizar; porque el futuro profesional, fuera de las opciones concretas que me daba el statu quo de las instituciones que pueden dar un empleo, era una nebulosa abstracta llena de vacíos.

Este cambio al que me refiero, tiene mucho que ver con la red distribuida (la que permite pescar, adaptarse y conectarse, construir), el hipercontexto, y los profesionales multiexperto. Que no son “aprendices de todo maestros de nada”, si  no que por estar en esa red, adquieren y practican conocimientos que los hacen mejores profesionales en su especialidad, les permiten adaptarse mejor a otras circunstancias, contextos e hipercontextos; les permite estar más conectados con otros y, así, construir a su alrededor allá donde estén y hagan lo que hagan.

Pensando sobre ese cambio que ya se está produciendo, no podía dejar de anotar algunos conceptos que están en todos los discursos: nuevos medios de comunicación, comunidades, tecnologías, … Pero que siguen siendo grandes desconocidos.

Sobre los nuevos medios de comunicación y, por tanto, las nuevas formas de comunicar, me parecía necesario  hacer el apunte (aunque solo fuera para ordenar mis ideas) de que algunos aún no se han dado cuenta de la novedad y usan viejas formas en nuevos medios. No han caído en la cuenta de buscar nuevas formas, más allá de añadir imagen y/o vídeo a sus textos, o de usar ciertas plataformas como TV particulares ( a veces tengo la sensación de estar asistiendo, de nuevo, al nacimiento de la televisiones locales, con el regocijo-orgullo-sorpresa popular que supusieron).

Al hilo de esto, pensaba que ahora el hipertexto es más que nunca y que todo puede estar referenciado, y no por ello dejar de ser original o propiciar la novedad.

Parece que todos nos hemos lanzado a la red sin pensar mucho, porque había que estar, porque está la competencia. Sin valorar el verdadero potencial y el considerable esfuerzo de aprovecharlo. Usando las redes sociales como un medio de comunicación de masas y contabilizando seguidores, como si fuera audiencia anónima. Pero hablando de comunidad (que queda muy bien), aunque es comunidad de seguidores a lo que se refieren. En lugar de propiciar diálogos y conversaciones.

El cambio que queremos provocar, tiene que ver directamente con las empresas del siglo XXI. Con usar esa red distribuida, formada por profesionales multiexperto y por otros recursos e instituciones (más o menos formales) y construir a nuestro alrededor. Y esto va desde impregnar de nuestra filosofía los proyectos que nos encargan o que proponemos a un cliente concreto, hasta crear nuestros propios proyectos y buscar los caminos para que vean la luz, crezcan y nos hagan crecer.