el traje y las fiestas. Patrimonio

Dentro de mi proyecto de investigación-reflexión sobre la indumentaria tradicional (s.XVIII) está, como dije, el uso de esa indumentaria en el siglo XXI. Y en estos usos juegan un papel fundamental las fiestas populares en general y las locales-Patronales, en particular.

Considero que hay un eje Fiestas Locales > Traje Típico> Gestión patrimonial .

Las fiestas locales, son la expresión de la idiosincrasia y la historia viva de una localidad. Digo historia viva porque no es solo historia, son también esas tradiciones que por ser revividas año tras año evolucionan con la gente, pero no necesariamente (como la gente) revisan los orígenes y/o reflexionan sobre sí mismos. Pensar sobre haber sido en el pasado, ser ahora, querer ser en el futuro.

En conjunto estas fiestas son Patrimonio; de los locales y de los visitantes, por qué no, puesto que son usuarios. (La influencia y derechos-obligaciones de los forasteros en las fiestas de tu pueblo merece otro post). Y el traje típico, elemento de esas fiestas, también es un patrimonio en sí mismo.

Y considero que estos dos elementos están directamente vinculados con la gestión patrimonial. Gestión Patrimonial en el sentido más administrativo de la expresión, es decir desde la administración se hacen todos, o casi todos, los esfuerzos por mantener y divulgar. Pero también en el sentido más comunitario, a saber, las personas vinculadas con ese patrimonio lo usan, le dan valor, lo conservan, …

El traje típico gestionado desde la Administración. Traje típico, tradicional o regional. Más o menos riguroso con la historia o consigo mismo (queda pendiente un post sobre esas instituciones que regulan el tipismo local).

En mi localidad, como en la mayoría de las que conozco, el Ayuntamiento se hace cargo de todo o parte del coste de confeccionar el traje típico para las representantes de las fiestas. A saber, la Reina de las Fiestas (personaje que también requiere de un post aunque solo sea para identificar qué es lo que hace que una fiesta sea machista). Es decir ocho mujeres jóvenes y ocho niñas lucirán un traje típico, hecho a medida para ellas, y que queda en su poder, es de su propiedad desde el primer momento. Es también la Administración, a través de la Concejalía y/o la Comisión de turno, quien decide cuándo deben usar este traje. Y aquí viene mi primera reflexión.

Siempre he pensado, mucho antes incluso de iniciar esta investigación, que si ese traje lo pagamos todos (pq se paga con nuestros impuestos) todos tenemos que disfrutarlo ¿no?. Y ¿cómo hacemos uso de esos dieciseis traje-patrimonio todos los habitantes de una ciudad? pues viéndolo, mirándolo, puesto sobre esas chicas en todos los actos de esas fiestas. Esto que en algunas localidades es una obviedad no lo es en la mía, por eso lo digo, por eso lo he pensado siempre.

El traje típico gestionado por la comunidad. Aquí me surgen un sinfín de preguntas antes de llegar al punto “cómo se gestiona”.

En primer lugar debe ser esa comunidad la que decida cuál es el traje típico. Y para ello deberá decidir, previamente, qué criterios va a seguir, históricos, estéticos, … Y antes  tendrá que pensarse a si misma, su origen, su presente y, por que no, su futuro. Puede hacer un gran ejercicio de reflexión sobre sí misma en general, pero quizás bastaría, para este caso, una mirada a esas fiestas en particular.

Luego podrá decidir si, como dice Mª Victoria Lliceras, el traje es típico o histórico. Si vamos a ser rigurosos con los vestidos del s. XVIII, de modo que puedan considerarse recreaciones de aquel momento. O si vamos a asumir que el hecho de convertir un vestido en símbolo de una comunidad y de su historia, lo desvirtúa como “reproducción histórica” de un momento concreto, acotado en le tiempo. Y, por tanto, asumimos los añadidos e interpretaciones que se hicieron en los siglos posteriores. O si, en ese reconocer la influencia de los tiempos, decidimos que ahora “nuestro traje” es este X, como antes fue otro y que no sabemos cual será en el futuro.

También estas últimas reflexiones valen para si se opta por la reproducción histórica. Hoy decidimos que nos identificamos con los vestidos de la primera mitad del s.XVIII; pero sabemos que mañana, otros podrán seleccionar otro momento histórico.

Yo, a día de hoy, voto por lo histórico. Reconozco que en esta opción hay un deseo de viajar en el tiempo. Siento que recrear con rigurosidad los vestidos de un momento concreto, nos llevará a recrear igualmente usos y contextos, acotados a unos días del año, los de las fiestas locales u otros. He intuyo que esto es lo más parecido a ese viaje y, por tanto, es también un recurso y una excusa para conocer nuestros pasados.

 

Anuncios

La vida diaria y otros menesteres

Hacía tiempo que quería escribir (ordenar mis ideas) sobre las vidas sencillas, sobre la idea de vidas sencillas, que me inspiraba el repaso de esos inventarios de bienes  que son las dotes matrimoniales (y algunos testamentos). Y hoy parece todo me obliga a ello.

Primero pensaba en vidas austeras, realmente hace falta poco para “llenar una casa” y empezar una vida en común. Y en los trabajos cotidianos que supone. Me da la sensación, que hay un continuo construirse en ese crear todo, o casi todo, lo que vas a usar. En el hecho mismo de confeccionar el ajuar, para que no falte nada imprescindible y al mismo tiempo que tenga, al menos, algo “de lujo”; como un valor añadido a esos elementos básicos.  Y no puedo evitar imaginar en la vida diaria, cuanto ocupaban las tareas cotidianas imprescindible (cocinar, limpiar, ir a por agua, …) y cuanto las relaciones sociales. Y lo que todo ello suponía en el ánimo de esas persona.

Hago un esfuerzo por no caer en el terrible pecado de algunos historiadores que idealizan la época estudiada, como una edad de oro. Por lo que se de las personas nos complicamos la vida con mucha facilidad.( Y ver el resultado de nuestro pasado debería servirnos para no idealizar ningún tiempo pasado.)

El caso es que pienso que la sencillez formal, ayuda a la sencillez mental.

Y ayer leía un post que ponía la luz en que nos estamos acostumbrando a vivir angustiados por las complicaciones. Estresados por llegar a tiempo, por llegar a todo, por hacer todo, por hacer todo bien, … y volví a pensar en la necesidad de simplificar la vida.

Y hoy por fin leo (llego a mi correo hace días) este “cuando el arte de doblar la ropa interesa más que los debates políticos” . Y me da mucho que pensar.

Me ha hecho pensar en el ejercicio de concentración-desconexión que supone doblar tu ropa. Te concentras en lo manual, en hacerlo bien, siguiendo unas pautas, porque hay un objetivo claro: que la ropa quede ordenada, en el mejor estado posible. Y la mente parece que se ordene sola, o por lo menos descansa de unos objetivos inalcanzables y se ocupa en conseguir éxitos. Quizás ordenar armarios, no sea tan vanal. Quizás dedicar tiempo a diseñar o rediseñar nuestro entorno físico más próximo, sirva como prevención de desordenes espirituales; o al menos para detectarlos.

Y me ha hecho pensar en el cuidado de esa ropa. En que no hay nada de superficial en saber usar y cuidar los objetos que nos rodean, para que duren todo lo que son capaces de durar. Para que nos sean útiles todo el tiempo que sea posible. Creo que esto tiene mucho de debate político.

Un (café) cortado, por favor

Un café cortado es un café exprés al que se añade un poco de leche. Un poco de leche que sirve para cortar el café al restarle un poco de su sabor amargo, sin dejar de saborearlo.

Es decir, no es un café con leche servidoo en una taza pequeña, ni un pequeño capuchino. Desde hace unos años observo como parece estar de moda añadir al café cortado, como al café con leche, una buena dosis de espuma de leche; sirviendo así una nueva versión de capuchino que haría temblar a cualquier italiano  amante del café.

El café, cortado o solo o con leche; sólo debe llevar la espuma del propio café. La que se produce al hacerlo expreso; porque así se distinge el café expreso del de “cacerola”.

Como muestra la ilustración, cafés hay para todos los gustos. Así que por favor, cuando pidan o sirvan un “cortado” no hagan experimentos, si lo que quieren es un “Machiato”  simplemente indíquenlo y si lo que van a ofrecer es un “café latte” pues háganlo saber en la carta de cafés.

Igualmente parece estar de moda servir el cortado en vaso. Lo cual es aún más inexplicable, porque el café siempre, siempre, siempre se sirve en taza. Por tradición y por protocolo, que al fin y al cabo es casi lo mismo.

Solo un tipo de café puede servirse en vaso y tiene una explicación. El café bombón, que es un café expreso con leche condensada, se sirve en un pequeño vaso para que se pueda ver la cantidad de leche que hay, ya que este tipo de leche no se mezcla con el café hasta que la movemos con la cucharilla. Una cucharilla de café, claro, ni de postre, ni de moca.

 

Por cierto, la taza debe ser de loza o porcelana, nunca de cristal, por favor. Y mucho menos con el asa de metal, cuestión de física. También el platillo sobre el que se coloca la taza, pq no se puede servir una taza de café sin su platillo, aunque este uno en su casa.

El platillo tiene una función tan sencilla como importante. Ofrece un lugar dónde colocar la cucharilla una vez se ha removido el café (porque la cucharilla nunca debe quedarse en la taza mientras se bebe)