Conversaciones. Esquemas y metodologías de trabajo III.

La tarea de ir definiendo, y para ello descubriendo, nuestros modos de trabajar va dando sus frutos. La conversación y el diálogo empoderante, son parte de esa forma de trabajar. Hemos querido mirar estos elementos desde fuera para explicarlos y estos son algunos resultados.

Los tres grandes temas de conversación, aprendizaje y reflexión, con los que construimos cada una nuestro oficio y al mismo tiempo nuestro contexto común.

  1. Nosotras hablando de nosotras. El profesional de RRPP como objeto de la conversación entre profesionales de RRPP y con otros profesionales. Modos de trabajar con otros y con los clientes. Modos de afrontar las realidades del mercado. Objetivos del ejercicio profesional. Los por qués de nuestro trabajo.

  2. Nosotras hablando de un tercero. Reflexiones obligatorias tras la investigación y previas a la propuesta y planificación de un proyecto concreto para un cliente. Reflexiones y conclusiones durante el proceso de ejecución de un proyecto; la investigación latente del cliente y su contexto. Conversaciones en torno al hecho de que nuestros valores y filosofías de trabajo se imprimen en las propuestas hechas a los clientes

  3. Nosotras hablando con un tercero de él mismo. Acompañar al cliente en un proceso de repensarse. Conversaciones en torno a diferentes realidades, los futuros posibles y las nuevas opciones.

Estos temas quedan registrados de diferentes maneras y por tanto producen una documentación, que podemos sobre la que podemos trabajar,consultar o analizar, para saber un poco más de nosotras:

  1. los procesos internos de trabajo y los contenidos de nuestros mensajes; los entendemos como una especie de comunicación interna. En la cual, el tema más tratado es “Nosotras hablando de nosotras”. Y que se muestra especialmente en e-mails y registro de conversaciones. Que en ocasiones se hace público en nuestros blog y a veces queda en documentos compartidos para la reflexión. Y en muy pocas ocasiones queda puramente en privado en documentos propios, ya que antes o después son compartidos de alguna manera; como nos gusta decir, pasarán al pro-común.

  2. De nuestra apuesta por el “trabajar con” el cliente se produce documentación y comunicación en dos sentidos. Además de la comunicación interna que nombraba,  hay comunicaciones directas con clientes, mensajes creados para fortalecer la relación con el cliente, planteamiento de propuestas para el cliente y otros, que se registra en documentos virtuales y analógicos. Aquí el tema clave es “nosotras hablando de un tercero-cliente”. Esto es al mismo tiempo, las relaciones públicas que hacemos hacia nuestro cliente (nuestras RR.PP.), y el trabajo de asesor de RRPP como parte de las RRPP que hacemos con nuestro cliente para su contexto.

  3. de los proyectos realizados surgen documentos compartidos con el cliente, con las justificaciones y argumentaciones de las propuestas de trabajo finalmente aceptadas y ejecutadas. Ya que se construyen sobre los documentos creados previamente, pero se completan en las conversaciones con el cliente. “Nosotras hablando con un tercero de él mismo”; de modo que suponen el reflejo de que el cliente entiende como positivos y propios los objetivos, estrategias y medios del proyecto a desarrollar. En la mayoría de los casos ha asumido los valores implícitos en el proyecto (apertura, flexibilidad, …) que se proponen en los momentos iniciales (fruto de nuestro “trabajar con”)

Anuncios

Rutas y mapas.

La Ruta Emprende Artesana es un proyecto para dar visibilidad, conectar y activar  personas, saberes y territorios. Que tiene, a día de hoy, tres grandes áreas la investigación, el método y la acción.

investigación

El origen del proyecto surge de nuestros contextos y realidades, como empresarias, qué necesidades tenemos o hemos tenido, qué obstáculos superamos, que escenarios afrontamos. A esto sumamos nuestros contextos y otros intereses. Pero sobretodo surge de la pasión por compartir lo que sabemos nos lleva a la necesidad de saber.

¿a quién le puede interesar esto que sabemos? ¿qué pasaría si transmitimos estos valores, ideas, conceptos y formas de trabajar a estas personas?

La necesidad de saber más de otros nos obliga a desarrollar una investigación constante, que alimente y se alimenta, en parte, de esas otras dos áreas del proyecto.

el método

Cómo transmitir lo que sabemos, al tiempo que provocamos el cambio que queremos. Para conseguirlo hemos pensado, diseñado y aplicado, métodos y herramientas concretas.

Pero también hemos pensado en líneas de acción y en cosas concretas. Con las que llevar a cabo ese método. Se han delimitado los formatos apropiados para los interlocutores interesantes. Teniendo en mente, siempre, a esos interesados (usuarios final del proyecto, empresarias en ciernes, colaboradores potenciales)

Hemos ensayado y corregido hasta encontrar un método con el que, nos sentimos cómodas y, conseguimos los objetivos del proyecto (dar visibilidad, conectar y activar  personas, saberes y territorios). Y de la acción concreta: visión estratégica, repensarse, dar pasos concretos, transmitir una filosofía y unos valores de trabajo, conocer nuevos conceptos para expresar nuestras realidades.

Compartir este nuevo conocimiento, adquirido por la experiencia, resulta ahora fundamental para mejorar la Acción. Pero también para el proyecto en general.

la acción.

El marco en el que se ponen en práctica esas herramientas y métodos. Ejecutar esos formatos. Que van desde la formación teórico-práctica, hasta el asesoramiento estratégico. Y con ello poner en marcha a otros, dar herramientas que empoderan, acompañar, proponer, …

Con ello sumamos experiencias y realidades a la investigación y al método.

Y con todo se generan nuevos formatos, nuevas áreas de investigación y nuevos métodos. Con todo ello trabajamos en lo que nos apasiona.

Esquemas y metodologías de trabajo II.

Elementos de mi trabajo como Relaciones Públicas Independiente (que ahora se llama freelance 😉 )

Sobre nuestros modos de trabajar y sus por qué, hace tiempo que tengo una conversación abierta con Laura y Ester. Y más concretamente una conversación formal con Laura sobre cómo hacemos RR.PP. y por qué las hacemos como las hacemos, que tiene como gran objetivo saber contar lo que hacemos y poder contrastarlo.

En la última conversación directa, identificábamos determinados elementos de nuestra realidad profesional. Que puede que nos den la clave, si no de una metodología original, sí de un trabajo artesanal que nos es propio. Nuestro oficio.

  • Cuando trabajamos, siempre hacemos el doble de trabajo, porque hacemos RRPP en paralelo. Por un lado trabajas con tu cliente en sus RR.PP., las de su empresa, las que van a configurar sus modos de relacionarse y de hacer, con sus clientes. Y al mismo tiempo haces tus propias RRPP con ese cliente concreto.
  • Si creamos nuestras empresas para hacer  RR.PP. como queremos, como creemos que  deben hacerse. Entonces, nuestro objetivo número uno es hacer las mejores Relacionas Públicas que seamos capaces de hacer. Esto tendrá como consecuencia, ganar dinero con ello.
  • Trabajar en lo que me apasiona y la manera en que trabaje (valores, ética, objetivos, etc con los que afronto mis pequeñas batallas) me permite construirme como profesional y como persona, y me convierte en un agente generador de riqueza. ¿es este el nuevo paradigma que nos anunciaban en la Facultad pero que no explicaban? Sea lo que sea es así como queremos trabajar, haciendo nuestro trabajo, siendo soberanos, libres y responsables.

Esquemas y metodologías de trabajo.

En la Facultad nos enseñaron que el método de trabajo de las RRPP era básicamente:

  • Investigación
  • Planificación
  • Ejecución
  • Evaluación

Sencillo a la par que potente ¿no? Y lo sencillo es siempre lo más útil. Aunque no te das cuenta hasta que te complicas la vida tu solita. Ahora bien investigar, planificar, ejecutar un plan y evaluarlo, son procesos complejos. Pero el esquema es sencillo y muy útil, y cada concepto encierra mucho potencial. Sobretodo si lo quieres hacer interesante

Tambien en la facultad nos enseñaron a hacer un Plan de RRPP en siete puntos, los modelos de RRPP, las matrices para definir los públicos, … Es decir, nos enseñaron toda la Teoría acumulada por al disciplina hasta el momento y todas las técnicas. Pero todo muy condicionado por una forma de ejercer las RRPP desde el departamento de comunicación de una gran empresa o desde una gran empresa de comunicación, cuyos públicos son grandes grupos. Así que cuando sales al mercado y vas a ejercer las RRPP, coges los apuntes de la carrera, la teoría, y la aplicas. Primera complicación. Con la practica te das cuenta de que esos esquemas de plan, no dejan de ser una plantilla, que no siempre sirve.

Por un lado está que muchas de las acciones que planificas necesitan su propio esquema o se convierten en un proyecto. Por otro lado está, el salirse de la ortodoxia, ni trabajas en el departamento de comunicación de una empresa, ni en una agencia de comunicación al uso. Colaboras con otras empresas-personas, desarrollas proyectos propios y quieres trabajar según ciertos valores y objetivos, para llegar a trabajar de una determinada maneraEs decir que vas creando tu profesión a la vez que la ejerces. (otra forma de complicarse la vida).

Entonces, antes o después, creas tus propias metodologías de trabajo y tus propios esquemas. Pero poner esos métodos por escrito, compartirlos y contrastarlos es un reto. De momento iremos revisamos, de la forma más crítica posible, nuestros hábitos y esquemas de trabajo. El objetivo es definir nuestra metodología de RRPP. 

Faltriquera. Indumentaria regional Velanciana

Esta es una pieza que no ha aparecido en ninguno de los inventarios que he podido consultar ni en los documentos que recogen la documentación de localidades cercanas. Pero no solo me consta que ha sido parte del vestido femenino del XVIII y anterior como muestran los museos. Es también una de esas piezas que conoces de oídas, he escuchado a mi padre decir que su abuela la uso o al menos la nombró como algo que se usaba con frecuencia por al mujeres.

LAS FALTRIQUERAS.

Llamadas también faldriqueras. No es frecuente que en los inventarios se reflejen estas piezas, debido al bajo precio o valor de las mismas; consisten en dos bolsillos sueltos que la mujer llevaba atados a la cintura por debajo de la falda, coincidiendo con las aberturas de la cinturilla. Debido a ello es por lo que siempre aparecen en juegos de a dos.

FERRANDlS MÁS,Vicent   Elementos para el estudio de la indumentaria valenciana: el vestido de la mujes (1787-1812) (1). en “Torrens. Estudis i investigacions de Torren i comarca”. Disponible en Filadis

faltriquera terminada

Para mi indumentaria valenciana del siglo XVIII, esto es, para mi ropa de “ballar danses” yo solo tengo una, que yo misma hice aprovechando un retal que sobró de la enagua. Supongo que este detalle demuestra el poco “valor de las mismas”.

Aunque supusieron un grato entretenimiento durante el invierno pasado.

Indumentaria II

(fragmento del II ejercicio del Curso Innovación Educativa con Recursos Abiertos en el Tecnológico de Monterey, México)

Inicié una investigación sobre la indumentaria femenina en la Novelda (Alicante, España) del siglo XVIII. En principio, los objetivos eran sencillos: contrastar con las fuentes directas las diferencias y similitudes entre la indumentaria femenina del s.XVIII y el traje regional actual en dicha localidad; y hacer una propuesta de cómo debería ser ese traje típico.

Los elementos de esta indumentaria son de sobra conocidos y están bien documentados en Europa y España en general; pero también en la región valenciana y en poblaciones vecinas. De modo que acudir al Archivo Histórico de Novelda, era en parte obligatorio y en parte innecesario. Obligatorio por ser los Protocolos Notariales la fuentes a consultar en una investigación como esta. Y muy especialmente por querer documentar las primeras décadas del s.XVIII e incluso los últimos años del S.XVII.

E innecesario, porque la abundante literatura, las colecciones existentes y las publicaciones (tanto de transcripciones como de documentación gráfica sobre las piezas conservadas) sobre el tema me daban las claves para alcanzar los objetivos.

Al empezar la recopilación de datos se abrieron infinidad de posibilidades de estudio y reflexión, que me cautivaron. Entre ellas la vida cotidiana en el siglo XVIII y su valor como patrimonio cultural inmaterial y como herencia cultural. 

Y con ello se ampliaron las necesidades de conocer el vocabulario utilizado en los documentos. Este vocabulario iba, ahora, más allá de las piezas de ropa de vestir, tan bien documentadas por los investigadores.

En cualquier caso los resultados del estudio tienen vocación de recurso abierto, pero muy especialmente quieren ser divulgados con el objetivo de poner en valor ciertos aspectos inmateriales de nuestro pasado.

Este proceso de recopilación es bilingüe, ya que los documentos históricos consultados están escritos tanto en castellano como en valenciano. Es más, en muchos casos la documentación es multilingüe, al utilizar palabras valencianas en un texto en castellano.

La necesidad viene por la desaparición tanto de expresiones, como de vocabulario, al haber desaparecido de la vida cotidiana la pieza que se nombra.