La vida diaria y otros menesteres

Hacía tiempo que quería escribir (ordenar mis ideas) sobre las vidas sencillas, sobre la idea de vidas sencillas, que me inspiraba el repaso de esos inventarios de bienes  que son las dotes matrimoniales (y algunos testamentos). Y hoy parece todo me obliga a ello.

Primero pensaba en vidas austeras, realmente hace falta poco para “llenar una casa” y empezar una vida en común. Y en los trabajos cotidianos que supone. Me da la sensación, que hay un continuo construirse en ese crear todo, o casi todo, lo que vas a usar. En el hecho mismo de confeccionar el ajuar, para que no falte nada imprescindible y al mismo tiempo que tenga, al menos, algo “de lujo”; como un valor añadido a esos elementos básicos.  Y no puedo evitar imaginar en la vida diaria, cuanto ocupaban las tareas cotidianas imprescindible (cocinar, limpiar, ir a por agua, …) y cuanto las relaciones sociales. Y lo que todo ello suponía en el ánimo de esas persona.

Hago un esfuerzo por no caer en el terrible pecado de algunos historiadores que idealizan la época estudiada, como una edad de oro. Por lo que se de las personas nos complicamos la vida con mucha facilidad.( Y ver el resultado de nuestro pasado debería servirnos para no idealizar ningún tiempo pasado.)

El caso es que pienso que la sencillez formal, ayuda a la sencillez mental.

Y ayer leía un post que ponía la luz en que nos estamos acostumbrando a vivir angustiados por las complicaciones. Estresados por llegar a tiempo, por llegar a todo, por hacer todo, por hacer todo bien, … y volví a pensar en la necesidad de simplificar la vida.

Y hoy por fin leo (llego a mi correo hace días) este “cuando el arte de doblar la ropa interesa más que los debates políticos” . Y me da mucho que pensar.

Me ha hecho pensar en el ejercicio de concentración-desconexión que supone doblar tu ropa. Te concentras en lo manual, en hacerlo bien, siguiendo unas pautas, porque hay un objetivo claro: que la ropa quede ordenada, en el mejor estado posible. Y la mente parece que se ordene sola, o por lo menos descansa de unos objetivos inalcanzables y se ocupa en conseguir éxitos. Quizás ordenar armarios, no sea tan vanal. Quizás dedicar tiempo a diseñar o rediseñar nuestro entorno físico más próximo, sirva como prevención de desordenes espirituales; o al menos para detectarlos.

Y me ha hecho pensar en el cuidado de esa ropa. En que no hay nada de superficial en saber usar y cuidar los objetos que nos rodean, para que duren todo lo que son capaces de durar. Para que nos sean útiles todo el tiempo que sea posible. Creo que esto tiene mucho de debate político.

Anuncios

4 pensamientos en “La vida diaria y otros menesteres

  1. Que bonito Sonia. Y me gusta además la última frase del post porque no se niega hacer política, sino que se hace política con la decisión de dar importancia al acto de doblar la ropa. Se hace tu política y la de tu entorno cercano. El único peligro que tienen estas palabras (y por eso lo has matizado) es para los que las relacionan con la apología del “antes se vivía mejor y de forma más sencilla”. Algunos de los que dicen esto, entre otras cosas, rechazan la sobresaturación de información (y obsesiones) que produce internet.
    Por eso creo que no sólo hay que dedicar un tiempo a rediseñar nuestro entorno físico próximo, sino tambien nuestro entorno virtual próximo. La verdad es que yo tengo conversaciones diarias sobre estos temas y cuesta definir con palabras sencillas los matices que diferencian tanto una actitud sobre otra.
    Supongo que será porque tengo que dedicar un poco de más tiempo a ordenar mis entornos físicos y virtuales próximos.

    • Gracias, María. Con tu matiz de “entorno virtual próximo” se me ocurre que la clave está en ser conscientes, y dedicar tiempo, de nuestros entornos. Dónde nos movemos, con quién y por qué. Cómo de próximos son y cómo de reales (virtuales o físicos). Para no caer en apologías que quieren sustituir una parte de nuestra realidad. El pasado, como el futuro deseable, está en la imaginación (y no por eso es desdeñable) y el presente es donde están las potencialidades, dónde podemos hacer.
      También creo que dedicar tiempo a definir con palabras sencillas es lo más costoso, por eso creo que es interesante combinar los tiempos y las acciones. En cualquier trabajo creativo hay una parte de intensa actividad mental que luego requiere de un paréntesis, para que finalmente surja la respuesta buscada.

  2. Me mola mucho esta filosofía Sonia y es como muy liberadora! Seguro que te gustará este post y la línea en general de su blog sobre el minimalismo existencial, muy complementario a tu visión sobre conservar lo que hemos heredado.. Por esto, no creo que caigas el ese típico error que dices de los historiadores porque leyendo tu post no creo que idealices épocas pasadas sino que disfrutas recuperando y cuidando los objetos del pasado tan cargados de significados y todavía tan útiles en los quehaceres cotidianos.

    • gracias, me encantan las reflexiones que hacéis, tu y María, sobre este post. Una no se da cuenta de todo lo que escribe hasta que otros lo leen (y comentan).
      Y sí, me ha gustado mucho ese post y el blog que me recomiendas, amplio mi lista de lecturas 😉 pq creo, como dices, que está muy en la “esa filosofia” y da gusto leer a otros que han pensado y escrito antes sobre cosas parecidas. Para ir construyendo tu propio pensamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s