Proyectos Culturales, reflexión gráfica.

Mapa mental a partir de reflexiones y lecturas sobre lo que implica un proyecto cultural

A partir del concepto de “Proyecto Cultural” me surgen las cuestiones de:

– ¿Cómo llevarlo a cabo? a traves de una planificación estratégica, que asegure su éxito, y a traves de una Institución promotora

– ¿Qué vinculaciones tiene un Proyecto cultural con  otros  aspectos  la realidad de las Instituciones y/o de la sociedad? ya ahí surgen elementos tan dispares a simple vista, como la transversalidad en temáticas, la financiación o la gestión de equipos humanos.

 

Guiando una carrera cultural

Mentores que buscan aprendiz y viceversa. Esto es, básicamente lo que formaliza el “mentoring” promovido desde la Asociación de Museos.
En su deseo de fomentar la cualificación profesional en el sector cultural; concreatmente en el de los Museos, la Musseums Association formaliza esa relación tan valiosa para el desarrollo de una carrera profesional que es la de mentor-aprendiz.
Se establece un mínimo de encuentros y se orienta sobre el contenido de los mismos, y el resultado se presenta ante otros dos profesionales que lo evaluarán. Así el aprendiz gana la experiencia y consejos de su guía y el mentor gana en prestigio profesional, al tiempo que enriqueze a la profesión.
No sé en que medida existen iniciativas iguales, o parecidas, a esta iniciativa en nuestro país. Me atrevo a decir que no hay, por lo que he visto en diferentes instituciones culturales. En cualquier caso me parece una experiencia a importar y a aplicar; y a aplicar en cualquier sector profesional.

Moda, TIC y usuarios

 Lo que las muñecas recortables fueron a las niñas del siglo XX es Polyvore.com a las mujeres (esas niñas ya adultas) del siglo XXI.

Aquellas figuritas de papel dieron alas a la imaginación de muchas. La fácil reproducción y creación de nuevos vestidos y complementos permitía que el vestuario de la muñeca fuera todo lo amplio que la caja de colores permitiera.

Pues bien, en la era de lo digital y del 2.0, desde Sylicon Valey llega una web aún mejor que los “juegos para chicas” y las mariquitas juntas.

Considero que puede ser una herramienta muy interesante para comunicadores de moda, tanto para estudiantes, para los que intentan hacerse un hueco y para los consolidados.

Para los simples aficionados a la moda es pura diversión. Y para las marcas puede ser un medio de difusión sin límites, sin duda aún es pronto para medir el techo al que se puede llegar, pero parece evidente que permite una presencia mayor en las redes y y una presencia distinta, completando y amplificando el “me gusta” y el “compartir” al permitir infinitas combinaciones.

De esas mezclas saldrán, sin duda, mucho más que bonitas composiciones.

¿Cuentos de hadas? Sí, por favor.

Lo bueno de los cuentos de hadas es que transmiten valores que no pasan de moda, o que no deberían pasar de moda. Este no es un post que simplifique los cuentos de princesas en un “el príncipe azul la salvó y fueron felices”. Muy al contrario, ese final, es considerado aquí un simple epilogo.

He leído muchos, demasiados para mi gusto, artículos que echan por tierra a Blancanieves, a Cenicienta y a la Bella Durmiente; junto con sus hadas, enanos y otros personajes secundarios (pero imprescindibles). Igualmente he leído noticias sobre editores y escritores que reescriben dichos cuentos en un afán por inculcar “nuevos valores” (esfuerzo, superación, respeto, …) a los niños de hoy, argumentando que los cuentos clásicos transmiten valores obsoletos.

Sin embargo yo he aprendido muchos “valores nuevos” con esos cuentos tradicionales, más bien diría, que esos cuentos han reafirmado en mi esos valores que mis mayores quisieron transmitirme. A saber, generosidad, esfuerzo, bondad (hoy se llama positivismo), sonreir a los malos tiempos, hacer el bien indiscriminadamente, …

Algunos creen haber descubierto (o peor, creen haber inventado) estos valores ahora; les recomiendo que echen un vistazo a las Virtudes Romanas; por poner un ejemplo.

Pues bien yo aprendí, con aquellos cuentos, que hay que mantenerse firmes en dichos valores.

Ya adulta confirmé que no puedo evitar la existencia de personas malas, llámense madrastra, bruja o jefe autoritario e intransigente; pero hay más personas buenas, enanitos, hadas, jefes, amigos, compañeros, …

También descubrí que lo mismo que hay hermanastras malvadas, esbirros de bruja y compañeros trepas (personajes que no podemos evitar), hay quien es generoso y solidario porque sí. Como las hadas que intentan proteger a la Bellas durmiente. Hay quien no se deja corromper, como el cazador a quien la madrastra de Blancanieves ordenó matar a la muchacha, pero que se negó (esto siempre me recuerda a Antigona, otra vez los clásicos).

Y me doy cuenta cada día de que, si miro con atención, la vida está llena de hadas madrinas. Que te dicen “sí que puedes ir al baile”, o a la universidad, o presentarte a ese empleo, o a esa beca, o montar ese negocio, … Puedes porque tienes derecho a ello y porque para lo accesorio yo te ayudo. El hada de Cenicienta le consiguió un vestido y un carruaje; pero fue ella la que se presentó allí, sola y sabiendo que las malas estaban allí. Y , casualmente el príncipe se enamoró de ella, insisto en lo de casualmente, porque el objetivo de Cenicienta (al menos en el cuento que yo recuerdo) era el de ir al baile para divertirse, para no perderse la oportunidad, porque tenia derecho a ir.

Cierto que a Blancanieves y a la Bella Durmiente las salvó el príncipe de turno. Pero no me digas que no hay en tu vida ningún hombre dispuesto a echarte una mano, más en una cuestión de vida o muerte. Sin duda, la vida también está llena de esos hombres.

 

Si a todo esto añadimos que los cuentos de hadas nos permiten creer en la magia, permitiéndonos soñar, imaginar y crear mundos “imposibles”, creo que en los cuentos de hadas sólo hay cosas buenas. Para adultos y para niños de todos los tiempos.

Hola?

Llevo años oyendo que el futuro está en internet, ahora se llama la nube; en el social Media y la web 2.0; … y como es el futuro siempre está ahí, allá, o no se dónde. Pero nunca aquí, jamás ahora; así es el futuro.

composición 1

El caso es que las oportunidades profesionales, de negocio, laborales, de formación, … que es a lo que se refieren cuando hablan de “futuro” están y estarán siempre en las relaciones y redes de relaciones que tienes y mantienes. Además ahora, ahora, no en el futuro, tenemos una/s herramienta más. Es decir, usando el lenguaje articulado y/o  la escritura, podemos transmitir en infinidad de soportes lo que sea que tengamos que decir. A saber, donde estoy y que hago ahí, quien es amigo mío, en que trabajo, que soy capaz de hacer, cual es mi profesión ideal, que opino de las últimas noticias, …

Y así esperamos, encontrar un socio o un empleador, que nuestro jefe se convenza de nuestra valía profesional, hacerle la pelota a un profesor, que nuestros amigos simplemente lo sepan,

Y todo esto se puede hacer, como decía, de viva voz o por escrito. Ahora bien, depende del soporte elegido el mensaje llegará de una manera o de otra, o de otra, o de otra, o de otra, … Surgiendo ante nosotras la terrible cuestión de qué medio elegir.

Dicen que en los tiempos que corren lo más importante es la inmediatez. Ilusos, la inmediatez ha sido lo más importante desde que el ser humano entendió o inventó (debate a parte) el concepto de tiempo. De ahí esa constante por crear y desarrollar medios de comunicación

Así que al papel, al pergamino o a la tablilla de arcilla, se sumaron con el tiempo el telégrafo y el teléfono entre otros, ahora añadimos la nube, lo virtual. Pero sigue habiendo dos forma básicas de comunicarse, hablar y escribir. Gracias a la cada vez más fácil reproducción de imágenes, la iconografía vuelve con fuerza.

Todo esta reflexión es para justificar, que yo también reclamo mi porción de nube con la intención de que sea lo más provechosa posible.